Categorías
Cátedra de Ciencias Sociales Cátedra de Historia

Segunda Guerra Mundial: batalla de Midway

La batalla de Midway es uno de los enfrentamientos entre Estados Unidos y Japón en el Pacífico, durante la Segunda Guerra Mundial. Cómo se planificó. Qué ocurrió.

La batalla de Midway es uno de los principales combates que se llevaron a cabo durante la Segunda Guerra Mundial. En el ámbito de las Ciencias Sociales, la Historia es la encargada de analizar este enfrentamiento que tuvieron Estados Unidos y Japón. Fue como consecuencia de Pearl Harbor.

Batalla de Midway

En diciembre de 1941, el devastador ataque sorpresa de Japón a Pearl Harbor, llevó a los Estados Unidos a la guerra en contra las potencias del Eje. Ocho acorazados de la flota del Pacífico, han sido dañados o hundidos. Los estadounidenses se sorprendieron al descubrir la eficiencia de los japoneses, ya que el concepto que tenían de ellos era de pequeños, con dientes de conejo y poco inteligentes. Todo eso se terminó con Pearl Harbor. 

En este contexto, el 4 de junio de 1942, seis meses después de este hecho, dos poderosas flotas, la estadounidense y la imperial japonesa, se enfrentaron en el Pacífico en una batalla decisiva por el control de las Islas Midway, donde los norteamericanos tenían una base naval, a medio camino entre Asia y América. 

Batalla Midway Segunda Guerra Mundial
Almirante Yamamoto, responsable de las fuerzas japonesas (Imagen: CC)

El plan del Almirante Yamamoto

Los japoneses, planean el ataque e invasión a Midway como una carnada para los Estados Unidos, ya que el Almirante Yamamoto está organizando un ataque sorpresa. Cabe aclarar que, Midway es un aeródromo avanzado y una base de combustible para los aviones de los norteamericanos, ubicada en el medio del Pacífico. De esta manera, atraer a los portaaviones estadounidense de la base naval de Pearl Harbor, hasta Midway, que según los nipones con este ataque acabarán por completo con la Flota del Pacífico.

El Almirante Yamamoto, planeó un ataque meticulosamente, no dejando ningún detalle librado al azar. Primero, la poderosa flota japonesa lanzaría un ataque sorpresa en Midway. Sus aviones causarán daño en las defensas de la isla y despejaran el camino para la invasión terrestre. Con ello quieren que la flota estadounidense salga de Pearl Harbor. El Almirante, tendrá una gran flota de acorazados lejos de la isla, en reserva. Para que cuando lleguen los portaaviones norteamericanos, los japoneses habrá asegurado los aeródromos de Midway y el control de los cielos.

El plan pende de un hilo

En Hawái, una unidad de criptografía de Estados Unidos llamada Hypo intenta descifrar el tráfico de radio japonés codificado. Al mando del equipo se encuentra el capitán Joseph Rochefort. En mes de mayo, el capitán se entera de numerosos comunicados japoneses, sobre un código de operaciones contra un objetivo denominado “AF”. Rochefort, descifra que el código hace referencia a Midway, también determinó que la fecha del ataque sería cercana al 4 o el 5 de junio e inmediatamente presentó un informe a sus superiores en Washington.

Para despejar cualquier tipo de dudas, los norteamericanos tomaron la decisión de que la Midway Island envíe un mensaje de emergencia, diciendo que su sistema de agua esta roto. Más tarde en el mismo día la inteligencia norteamericana intercepta un mensaje japonés que dice “AF tiene poca agua”. Los estadounidenses, al descodificar los cables japoneses, llegaron a la batalla con una imagen bastante clara de dónde, cuándo y con qué fuerza atacaría el Imperio nipón.

El ataque

4 de junio. La flota de portaaviones japonesa se ha movido a 400 kilómetros Midway. Su comandante, el almirante Nagumo está en posición de iniciar el ataque en la isla. Tiene cuatro portaaviones cargada de aviones avanzados y su tripulación aérea altamente entrenada.

Los cuatro portaaviones japoneses coordinan el lanzamiento masivo, de los aviones. Y a las 6:20, los escuadrones nipones aparecen sobre la isla. Comienzan a bombardear y causan grandes daños a las instalaciones militares. Mientras están atacando la isla, no ven a uno de sus objetivos principales, los bombarderos de la isla no se ven en los aeródromos de abajo. 

Los bombarderos norteamericanos habían despegado minutos antes del ataque. Y luego, aparecen justo sobre la flota japonesa. El plan de suma sorpresa de Nagumo parece haber sido, comprometido. Midway no parece ser la zona tranquila que ellos esperaban. 

Entre la ofensiva se encuentran los bombarderos B17 de gran altitud, no probados en la guerra naval. Comienzan a lanzar torpedos sobre los acorazados japoneses, obligando a los portaaviones nipones a navegar en círculos y hacer maniobras para evitar los torpedos, lo que les impidió tomar posiciones definitivas para el lanzamiento de sus aviones. 

Batalla Midway Segunda Guerra Mundial
Aviones de Estados Unidos a punto de salir al combate en Midway (Imagen: CORDON)

¿Contra ataque?

La flota japonesa lanza decenas de aviones de caza llamados Zeros -es un avión increíble en términos de velocidad, maniobrabilidad y ascenso- para defenderse del ataque. El contraataque de la isla, con más de 50 aviones, no les da ni una vez a los japoneses. Nagumo quiere atacar de nuevo a Midway y destruir sus defensas.

Pero los bombarderos restantes que tiene a bordo están armados con torpedos para atacar naves. Por lo tanto, les ordena que cambien a armas de ataque terrestre, pero tendrá que esperar antes de que empiece el ataque. Quiere realizar un cambio de armas de ataque naval a armas de ataque terrestre. Pero, les llega un mensaje que barcos de la Armada de los Estados Unidos, de un tipo no especificado, fueron avistados cerca de Midway. 

Los norteamericanos los estaban esperando con tres portaaviones, el USS Hornet, USS Enterprise, USS Yorktown y además cuenta en la propia isla un portaaviones insumergible, para defenderse de los japoneses.  A las 7 de la mañana, dos de los tres portaaviones el Enterprise y Hornet, lanza su ataque contra la flota japonesa. Despejan escuadrones de torpederos y bombarderos en picada, en el aire. 

Los japoneses, se encontraban en un dilema, debía reconfigurar todo su plan. Toma la decisión de esperar a que todos sus aviones, cambien las bombas de los torpedos. Deberán esperar por lo menos, dos horas hasta un nuevo ataque. La tropa de Nagumo se está rearmando cuando a las 9:20 a.m., la primera oleada de aviones estadounidenses aparecen en el cielo. Consistían en lentos caza-torpederos Douglas TBD Devastator que se lanzaron en fila contra los portaaviones casi a la superficie del mar. No poseían las armas suficientes y además los torpedos que lanzaban en un 90% no funcionaban.

Fueron abatidos prácticamente todos, pues solo un piloto logró sobrevivir a esta primera incursión. Con aviones iguales, la segunda irrupción terminó de igual manera y la flota aérea norteamericana atacante quedó casi toda destruida, mientras que la flota nipona quedó prácticamente intacta. 

No obstante, los pilotos estadounidenses consiguieron tres importantes resultados: primero, obligaron a los portaaviones nipones a navegar en círculos y hacer maniobras para evitar los torpedos, lo que les impidió tomar posiciones definitivas para el lanzamiento de sus aviones; segundo, obligaron a los Zero a gastar casi toda su munición y combustible mientras estos intentaban derribarlos, y tercero, pusieron la escolta aérea de los portaaviones en cotas de vuelo a baja altura, fuera de posición para así intentar defenderlos de algún otro ataque.

Pero un giro sustancial se da en Midway, a las 10:05 a.m., dos escuadrones de bombarderos en picada norteamericanos, procedentes del nordeste y del sudoeste, cayeron sobre los portaaviones enemigos japoneses, que en aquellos momentos se encontraban con las cubiertas llenas de aviones reabasteciendose y armándose para iniciar el contraataque, en condiciones de defensa sumamente vulnerables. 

Caen en picada y bajan hacia sus objetivos, luego disparan lo más bajo que pueden para así tener más oportunidades de dar en el blanco. Los bombarderos estadounidenses son muy precisos, en sólo cinco minutos lanzan impactos directos a tres portaaviones japoneses. Los bombarderos del Enterprise atacan al Kaga y los del Yorktown caen sobre el Soryu y el Akagi. Tres de los cuatro portaaviones de la Armada Imperial Japonesa, son destruidos por el fuego y las explosiones. 

Desenlace

En cuestión de minutos la batalla de Midway fue girada de cabeza, el comandante Nagumo, se vio obligado a abandonar el portaaviones insignia en llamas y los cazas zero deben abandonar el mar. Pero, a pesar de la destrucción los japonese no se dan por vencidos. El Hiryu, el único portaaviones que seguía intacto, lanza un ataque. Dos oleadas de aviones japoneses atacaron al USS Yorktown, con varios impactos directos. Pero, este rudo buque, aún tiene la decisión de la batalla. Sus bombarderos en picada persiguen y destruyen al último portaaviones japonés, el Hiryu. 

Varado a 480 kilómetros en un lento acorazo, incapaz de influir en la batalla, el almirante Yamamoto se entera de la emboscada estadounidense y sobre todo, que sus cuatro portaaviones fueron atacados. Su plan salió muy mal, el motor de la marina japonesa está destruido. El costo en vida fue extraordinario, más de 3.000 militares japoneses y estadounidenses han sido asesinados en tan solo un día 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.